miércoles, 26 de junio de 2013

Diferencias

El lunes le dije a mi mamá que soy atea.

En verdad no creí que fuera a reaccionar de tal manera.

Okey, lo siguiente fue lo que pasó:
Estábamos hablando de que mi papá y ella se llevan muy mal. Yo comenté que nunca me casaría porque terminaría como todos los matrimonios. Mi mamá dijo, "Eso dices ahorita". Yo respondí, "Si me llegara a casar sería después de pensarlo muy bien y estar muchos años junto a la persona que amo. Y no me casaría en una iglesia. No tendría sentido, ni siquiera creo en un dios". Mi madre me miró con una cara de repulsión. Me miró como si estuviera demente. "No digas eso, Alexis... Te oyes mal. No sabes lo que estás diciendo".

Y eso fue apenas el principio de una muy larga discusión. 


Palabras reales que salieron de la boca de mi propia madre:
"No sabes lo decepcionada que estoy ahorita, Alexis".
"Me imagino lo fría que estás por dentro".
"Siento que es mi culpa. Siento que yo no te acerqué lo suficiente a dios".
"No sé qué va a ser de tu vida".
"Las personas que no creen en dios no tienen reglas".
"Los ateos son personas que fuman, se drogan, roban"...
"Já. Los ateos tienen valores. JÁ".
"¿Quién te metió esas ideas en la cabeza?"
"¿Qué te ha hecho diosito para que digas esas cosas?"
"Los ateos nunca pueden ser felices".
"Soy un fracaso como madre".
"Y lo dices como si estuvieras orgullosa. ¡No lo puedo creer!"
"Que me digas que no crees en dios es peor que si me dijeras que eres lesbiana".

Dijo eso, entre otras cosas.

Espero que las personas que lean esta entrada no se ofendan o crean que soy una mala persona por no creer que exista un dios. Me pareció increíble la forma en que mi madre no podía siquiera considerar que hubieran personas con diferentes opiniones y creencias a las de ella. Es incapaz de creer que yo pueda ser feliz sin religión. Por un momento, realmente creí que mi madre nunca me volvería a dirigir la palabra. No sé ni por qué lo dije. Me arrepentí inmediatamente después de decirlo, no porque no fuera verdad pero porque no había razón para que mi madre lo supiera. Mientras no me obligara a rezar o ir a misa, todo estaría bien. No sé, se me salió simplemente. Solo fue algo que mencioné.

Al día siguiente, hizo como si no hubiera pasado nada. Ya no hablamos del tema. Espero que así continúe.

Alexis

3 comentarios:

Monica dijo...

Bueno, la verdad es que si yo le dijera algo similar a mi madre seguro y reacciona igual a la tuya, la verdad estos días me e cuestionado mucho en si creo en dios(no sé por qué), pero lo que si se, es que creo en algo, no sé en que o en quién pero se que debe algo más aya difícil de explicar.

Creo que todos tenemos nuestras diferencias, claro a más de una persona le costara entenderlas, pero cada quien elije creer en lo que quiere:)

Espero que todo siga bien con tu mamá:)

Besos linda<3

Barbara, ¿OK? dijo...

Mi mamá se puso igual cuando le dije que era deísta.
La imagen simplemente me describió.
Dale tiempo a tu mamá, lo necesitará.
Espero todo mejore.
Pronto.

Tienes un premio en mi blog :)
Un beso.

Charlotte dijo...

Creo que tu madre exageró un poco. Aunque sea tu madre, tú tienes libertad para tener tus propias creencias. Por ejemplo, yo conozco gente que es atea y son buenas personas, que no fuman ni beben ni nada. Y esas personas que son ateas tienen unos valores. Y yo, siendo creyente, tengo amigos que son creyentes, otros que son ateos, y otros de otras religiones. Y en clase de religión nos enseñaron a respetar a las otras religiones y a los que no tienen ninguna religión.

Espero que tu madre comprenda esto.
Ánimo, ya verás como se le pasa el enfado.
Besos :3